Historia del descenso del Sella

El descenso del Sella es una prueba a nivel internacional que se celebra todos los años el primer sábado del mes de agosto, siempre que no caiga en 1. El recorrido se realiza entre las localidades de Arriondas y Ribadesella, las dos pertenecientes al Principado de Asturias. En total son unos veinte kilómetros. La encargada de organizar la prueba es la Federación Española de Piragüismo, la Federación del Principado de Asturias y el Comité del Descenso Internacional del Sella. Por su espectacularidad e historia ha sido declarada fiesta de interés turístico. Todo se remonta, sin embargo, a la década de los treinta.

En el año 1929 tres amigos del lugar (Manés Fernández, el doctor Benigno Morán y Dionisio de la Huerta) decidieron realizar una pequeña excursión desde Coya hasta la cercana Infesto a través del río Piloña. En total tardaron nada menos que dos horas y media en realizar un recorrido de apenas cinco kilómetros. Justo al año siguiente empezó a desarrollarse un primer descenso del Sella a raíz de tal acontecimiento. En 1931 se añadió Ribadesella al trayecto y ya en 1932 se fijó la salida en Arriondas. En ese momento se le conocía como Descenso Provincial y justo en este año participaron un total de 13 palistas.

Sin embargo, el descenso del Sella se vio forzosamente interrumpido durante los años de la Guerra Civil. Hasta 1951 no se volvió a celebrar un descenso del Sella ya con el calificativo de internacional. En dicha prueba llegaron a participar piragüistas italianos y portugueses. De ahí en adelante fue un no parar llegando a las 1.400 embarcaciones del año 1994. En la actualidad, el descenso del Sella pasa por ser una de las pruebas más importantes de piragüismo a nivel internacional. Para competir, independientemente de la nacionalidad, se necesita contar con licencia con una antigüedad de al menos 60 días.

El descenso del Sella empieza a las doce de la mañana siempre con las embarcaciones y los palistas fuera del agua. Además, antes del descenso del Sella en sí se escucha el himno solemne de la prueba, compuesto por Dionisio de la Huerta (uno de los fundadores del descenso) donde se invoca al dios Neptuno y se menciona por igual a don Pelayo, el fundador de Asturias. Entonces las palas se liberan de su estructura metálica y comienza el descenso del Sella. Existen cuatro modalidades: cadetes, junior, senior, veteranos y centenarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *