Cómo es y cómo se hace el descenso del Sella.

En la comarca del Sella, en un paraje inigualable junto a los Picos de Europa, se realiza la actividad más practicada de la zona: el descenso en canoa del río Sella. Un entorno de gran belleza, las tranquilas aguas del rio y un recorrido de aproximadamente 20 kilómetros son los principales atractivos de una actividad que es apta para toda la familia y que atrae a cientos de viajeros amantes de los deportes de aventuras con ganas de vivir una experiencia que difícilmente olvidan.

Al hacer el descenso del Sella existe la posibilidad de poder elegir entre dos recorridos. El tramo más largo es de aproximadamente 15 kilómetros, desde el puente de Arriondas hasta el puente de San Román, en LLovio. Este tramo se recorre en unas 4 horas, incluyendo paradas para comer o descansar en las distintas áreas recreativas y playas fluviales que existen a lo largo del rio.

El recorrido más corto se realiza desde Arriondas a Toraño y es ideal para aquellos que realizan la actividad en compañía de niños ya que es de tan solo 7 kilómetros. Las salidas se realizan entre las 11:00 y las 13:00 para que dé tiempo de llegar al final del trayecto antes de las 6 de la tarde, que es la hora límite marcada por la Confederación Hidrográfica del Cantábrico. 

Durante el descenso, la distancia recorrida se va marcando gracias a los puentes que se encuentran a lo largo del rio: la Pasarela de Fuentes marcan los primeros 4,5 kilómetros, el Puente de Toraño (donde finaliza el recorrido corto) está a 7 kilometro, sigue la Pasarela de la Uña a 11 kilómetros y el ultimo puente del recorrido es la Pasarela de Cuevas a 12,8 kilómetros. No obstante, hay que descender 1,5 kilómetros más para llegar al punto donde las empresas que realizan la actividad recojan a los participantes para llevarlos de vuelta a Arriondas en los autobuses que tienen especialmente dedicados para los traslados.

Ropa cómoda, un calzado que se pueda mojar y que proteja el pie, una toalla y ropa para cambiarse tras la actividad, crema protectora, ganas de remar y divertirse y, por supuesto, saber nadar, es todo lo que se necesita para realizar el descenso del Sella. Todo el equipo necesario como la canoa, remos y chalecos salvavidas homologados, un cursillo básico sobre la actividad, un bidón para guardar la ropa o comida, transporte de regreso al punto de salida y un pequeño picnic son proporcionados por las diferentes empresas de turismo-aventura que ofrecen esta actividad. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *